SÍNDROME UREMICO HEMOLÍTICO

El síndrome urémico hemolítico es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Tanto en niños como en adultos, esta es una enfermedad grave que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte.

Se contrae, en la mayoría de los casos, por el consumo de carne mal cocida portadora de una bacteria, la Escherichia Coli productora de toxina Shiga.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 21cb7723-9822-48a1-a6e8-3b34929c64e1.jpg
Provoca insuficiencia renal, anemia y alteraciones neurológicas. En la mayoría de los casos afecta a niños entre 6 meses y 5 años. En Argentina se producen alrededor de 400 nuevos casos por año, lo que la convierte en el país de mayor incidencia en el mundo.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome urémico hemolítico pueden variar, dependiendo de la causa. La mayoría de los casos de síndrome urémico hemolítico son causados por una infección con ciertas cepas de la bacteria E. coli, la cual afecta primero el tubo digestivo. Los signos y síntomas iniciales de esta forma de síndrome urémico hemolítico pueden incluir los siguientes:

  • Diarrea, que a menudo es sanguinolenta
  • Dolor, cólicos o hinchazón en el abdomen
  • Vómitos
  • Fiebre

Todas las formas de síndrome urémico hemolítico, sin importar la causa, dañan los vasos sanguíneos. Este daño hace que los glóbulos rojos se descompongan (anemia), se formen coágulos de sangre en los vasos sanguíneos y se dañen los riñones. Los signos y síntomas de estos cambios incluyen los siguientes:

  • Coloración pálida, incluida la pérdida del color rosado en las mejillas y dentro de los párpados inferiores
  • Fatiga extrema
  • Dificultad para respirar
  • Tendencia a la formación de moretones o moretones inexplicables
  • Sangrado inusual, como sangrado por la nariz y la boca
  • Disminución de la micción o sangre en la orina
  • Hinchazón (edema) de las piernas, los pies o los tobillos, y con menos frecuencia en la cara, las manos, los pies o el cuerpo entero
  • Confusión, convulsiones o accidente cerebrovascular
  • Presión arterial alta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *