Fundación de la Provincia de San Juan.

La ciudad de San Juan de la Frontera fue fundada el 13 de junio de 1562. Su fundador fue el Capitán Juan Jufré de Loaysa. La ceremonia se cumplió a orillas del río que los indígenas del lugar llamaban Tucuma o Tuluma y sólo 32 expedicionarios acompañaban a Jufré. Ellos fueron los primeros pobladores españoles de lo que hoy es San Juan. La historia que llevó a esta fundación había empezado mucho antes.

El territorio de lo que hoy es Argentina fue la última región de América explorada por los españoles. En ese momento ya habían creado en las tierras bajo su dominio dos virreinatos: el de Nueva España, con capital en México y el del Perú, cuya capital era Lima.
A mediados del siglo XVI los colonizadores llegaron desde el Perú a fundar ciudades del noroeste como Santiago del Estero o Tucumán. A esta avanzada se la denominó Corriente Colonizadora del Norte. También vinieron directamente desde España, a través de Buenos Aires, y fundaron ciudades del centro y este de nuestro territorio (Corriente Colonizadora del Este). Para la misma época, desde Chile, otra corriente colonizadora proveniente del Oeste exploró lo que luego sería la provincia de Cuyo.

Primero Villagra

En el año 1551, el Capitán Francisco de Villagra recorrió la zona de lo que hoy son las provincias de San Juan y Mendoza. Desde ese momento, varios fueron los grupos que exploraron nuestro territorio, enviados por las autoridades de la Capitanía General de Chile, que era una división territorial menor, que dependía del Virreinato del Perú. Estas expediciones previas tomaron contacto con los indios huarpes, que recibieron pacíficamente a los españoles. Precisamente la existencia de gran cantidad de indígenas que podían ser llevados a Chile para trabajar en el campo o las minas fue uno de los motivos por los cuales los españoles decidieron tomar posesión efectiva de estos territorios.

La fundación

El 13 de junio de 1562 se produjo el acto formal de fundación de San Juan. La ceremonia tuvo pocos testigos: el reducido grupo de españoles que acompañaban a Jufré y algunos indios. Se leyó un acta, que fue firmada por algunos de los expedicionarios presentes. El lugar supuesto de este acto está marcado por el monumento al fundador erigido en la Plaza Juan Jufré, en el pueblo viejo o Concepción. El acta de fundación de la ciudad la bautizó San Juan de la Frontera en honor del santo patrono San Juan Bautista y por llegar su territorio hasta la frontera con el Tucumán.

El mismo día Jufré instituyó el primer Cabildo, nombró Teniente Corregidor y repartió entre su gente los solares de la ciudad y alrededor de 1.500 indios en encomiendas.

El plano de la fundación.

Para el repartimiento de tierras Juan Jufré utilizó un plano en el que está dibujada una ciudad pequeña y regular. Consistía en un rectángulo de cinco manzanas por lado y 25 en total. Cada manzana se hallaba dividida por dos ejes perpendiculares en cuatro solares iguales.

Al centro se situaba la manzana destinada a Plaza Mayor o de Armas, con solares reservados en sus lados para el Cabildo, la Iglesia Matriz y la Hermandad de Santa Ana, y parcelas adjudicadas a las familias de Jufré, Ronquillo, Payo, Lemos, Cardoso, García Hernández, Delvira y Arias. Las restantes manzanas se distribuían entre los demás pobladores.

En los cuatro extremos del rectángulo de manzanas quedaron los lugares previstos para iglesias y conventos de Santo Domingo, San Francisco y La Merced y para hospitales, separados de españoles y de naturales.

El trazado de San Juan de la Frontera respondió al molde de las poblaciones españolas en las Indias, fijado en 1523 por la Real Cédula de Fundaciones.

Los primeros años

El mismo año de la fundación, a pocos meses, Juan Jufré y algunos de los primeros pobladores, regresaron a Chile. Jufré nunca volvió a San Juan.

Desde 1562 hasta 1594 San Juan tuvo su asiento en el Pueblo Viejo, hoy Concepción. A pesar de haber transcurrido 32 años desde su fundación, sólo se había levantado la iglesia parroquial y la casa dominicana. Las viviendas eran, según crónicas de la época “un rancherío que no se diferenciaba mucho del caserío huarpe”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *