Terremoto de San Juan

El terremoto de San Juan ocurrió el 15 de enero de 1944 a las 20:52 de la noche y tuvo su epicentro a 20 km al norte de la ciudad. La magnitud de momento fue calculada años más tarde entre 6,9 y 7,0. Este sismo en Argentina se considera el evento natural más destructivo que se haya registrado en la breve historia del país.

Consecuencias:

El terremoto destruyó el 80 % de la Ciudad de San Juan. Si bien las primeras estimaciones hablaban de 15 000 víctimas. Después del terremoto se comenzaron a tomar medidas para lograr la reconstrucción de San Juan, se creó un organismo que encaró un plan regulador para la construcción anti sísmica ya que el 98% de las construcciones de la época eran de adobe.

Puede afirmarse que los efectos desastrosos del sismo se debieron no solo a la violencia del movimiento, sino a la pésima calidad de la edificación y a las malas practicas de construcción.

Terremoto 15 de Enero de 1944. La ciudad de San Juan quedó en ruinas.

Medidas de reconstrucción:

El Consejo de Reconstrucción fue creado para planificar y reconstruir la ciudad destruida. Se creó un Plan Regulador Urbano, que permitió convertir a San Juan en una ciudad modelo en prácticas anti sísmicas.

La obra del Consejo de Reconstrucción fue importante: creó el Código de Edificación, proyectó y construyó numerosos edificios de carácter público, administrativo, sanitario, municipal, escolar y obras urbanísticas. La influencia del Movimiento Moderno es especialmente notable en las obras de arquitectura institucional que se localizaron en el Eje Cívico. Se percibían como las repuestas para la conformación de la sociedad, que se gestaba bajo la influencia de cambios tecnológicos, científicos y económicos. El plan Pastor proponía la ubicación de los edificios públicos, un plan ferroviario, la apertura de la Avenida Central, y daba prescripciones urbanísticas. El Consejo de Reconstrucción canalizó la mayor parte de sus esfuerzos en la construcción de la obra pública. Mientras los edificios de jerarquía provincial y nacional eran emplazados sobre el eje de Avenida José Ignacio de la Roza, las escuelas, puestos sanitarios y la seguridad se ubicaron con el criterio de armar “nodos” en los sectores del casco urbano y la periferia.

 La situación creada a la provincia por el sismo se hizo grave por su economía de monocultivo. Había que enfrentar la obra de reconstruir los centros de actividad de la ciudad y la vivienda para gran parte de su población, cuando en su mayoría ésta carecía de los recursos para resolver por sí misma su problema habitacional. se lanzó una gran campaña de ayuda. El día después del terremoto, Perón  en cadena nacional anuncia una gran colecta para ayudar a las víctimas.

A partir de 1944, Argentina pudo volver a poner en marcha a una ciudad de más de 80 000 habitantes. Las principales actuaciones en materia de vivienda fueron las del Consejo de Reconstrucción de San Juan, el Banco Hipotecario Nacional y el Instituto Provincial de la Vivienda. El presidente Ramírez dijo “vamos a construir un lugar modelo, una ciudad jardín, anti sísmica, segura de los embates de futuros terremotos” el entonces secretario de trabajo Perón contactó a un grupo de arquitectos y el grupo presenta una utopía técnica, vieron en San Juan la posibilidad de una experiencia modelo que respondiera a necesidades de la población, que transformara el paisaje y la manera de actuar del Estado. Planearon reconstruir la ciudad y también una nueva forma de vida, para hacerla más equitativa. La obra de Reconstrucción fue importante por los subsidios a la construcción de viviendas. La obra de la Catedral Metropolitana, de la Biblioteca Franklin y otras de carácter cultural y religioso fueron posibles por el apoyo financiero del Consejo de Reconstrucción de San Juan.

El hospital de emergencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *